LA IMPORTANCIA DEL APEGO MATERNO

Hospital de Rengo posee una sala acondicionada especialmente para establecer el primer vínculo afectivo.
El contacto piel a piel entre una madre y su hijo es fundamental durante los primeros minutos de vida del infante, puesto que determinan su futuro desarrollo afectivo. Es por ello, que el Programa Chile Crece Contigo, el cual funciona en el Servicio de Maternidad del Hospital Ricardo Valenzuela Sáez, posee un espacio de apego para madres con cesárea, puesto que durante el parto normal dicho proceso se genera de forma inmediata y sin dificultad.
“Chile Crece Contigo es un programa del Estado de Chile impulsado desde el MINSAL, con un perfil muy humano que tiene por objeto brindar protección social a niños y niñas desde el momento de la gestación hasta los 9 años, que entrega acompañamiento profesional integral y apoyo psicológico, tanto a la futura mamá como a su entorno familiar”, enfatizó el director del Hospital de Rengo, Osvaldo Pontigo.
Al respecto, la asistente social del programa, Constanza Alviña, explicó que “la sala de apego de Chile Crece Contigo, está inserta en el área de pabellón y se encuentra acondicionado con una temperatura adecuada para el recién nacido, con apoyo musical y con intervención de profesionales del programa Chile Crece”.
La profesional agregó que “se genera el primer vínculo afectivo de las madres con los recién nacidos, incorporando también una persona significativa para la vida del bebé. Es para todas las mamitas que tienen cesárea, por lo que una vez que terminan dicho proceso, pasan a la sala de apego donde se realiza el contacto piel a piel  por 35 minutos con el recién nacido y se da inicio al proceso de lactancia materna”.
Del mismo modo la matrona del programa, Constanza Bustamante, manifestó que “el hecho de que integres a una persona significativa en el proceso de apego por 35 minutos, genera que este bebé tenga un apoyo emocional y logra en su adultez mejores relaciones interpersonales”.