SEGUNDA COMPAÑÍA DE BOMBEROS RENGO DESPIDIO SIMBOLICAMENTE A VOLUNTARIA JUANA OCHOA Q.E.P.D.

La voluntaria falleció en su país natal Ecuador, tras una complicación de salud. Por motivo de ello, es que sus compañeros le rindieron un sentido y dolido homenaje.

“Juanita” como le conocían todos en Bomberos, ingresó a la institución un 3 de febrero de 2017. Ahí comenzaba su historia de voluntariado y ayuda para con los demás. Ya que siempre la caracterizó esa forma de solidaridad para quienes más lo necesitaban.

Juana Catalina Ochoa Palacios dejó de existir a la edad de 27 años en Ecuador, el día lunes 29 de octubre tras luchar por su vida aferrándose a ésta hasta último minuto.

Pesar entre sus compañeros de fila y del Cuerpo de Bomberos de Rengo. Y en su memoria se efectuó una ceremonia solemne que tuvo una alta participación de sus pares y quienes conocieron a “Juanita”.

Una emotiva despedida brindada por su Segunda Compañía, en donde comenzó su vida de voluntariado, desempeñándose también como ayudante de compañía un tiempo después. Todos aquellos que la recuerdan sólo tienen palabras de agradecimiento, puesto que se conoció su lado amable, solidario, cercano y por sobre todo de una persona llena de vida y amistad para con los demás.

No tan sólo tuvo una vida bomberil tuvo Juanita, sino que también defendió los colores de la oro y cielo del conjunto Deportes Rengo en su rama femenina. Donde el equipo la recordó con mucho cariño por su forma de ser.

En su discurso el Director de la Segunda Compañía, Patricio Corral, a nombre de cada uno de los que integran la compañía puntualizó; Juanita siempre demostró responsabilidad, un cordial trato para con los demás y el gran espíritu de servir a la comunidad siempre la caracterizó. Nos dejo un gran legado que para los Segundinos que será difícil de olvidar. Juanita vivirá en nuestros corazones y mentes por siempre. Bombera y oficial ayudante, Juanita Ochoa Palacios descansa en paz.

La sirenas de los carros que alguna vez tripuló la Voluntaria la recordaron con su llanto triste, las que indicaban una perdida para la institución.